miércoles, 5 de marzo de 2014

5 de Marzo de 1838

   La primera guerra carlista se extendió por espacio de 7 años hasta 1840, en especial por tierras del País Vasco, Cataluña, Levante y Aragón.
   Una sencilla razón justifica que el mayor número de los partidarios del hermano de Fernando, Don Carlos, se encontrasen en dicha zona: La defensa de los Fueros tradicionales que, junto con la monarquía y el fervor catolicista, constituían los tres pilares básicos de la ideología carlista.
   El espíritu progresista de Zaragoza hizo que no triunfara el levantamiento carlista de febrero de 1834 en esta ciudad, pero Huesca al año siguiente llegó a ser ocupada por el pretendiente, don Carlos, que incluso se instaló allí por un breve espacio de tiempo.
   Sin embargo, es en las tierras altas turolenses y sobre todo en el Maestrazgo, donde el carlismo resulta más entusiásticamente acogido dentro del territorio de Aragón.
   En Catavieja tuvo el cabecilla carlista, Ramón Cabrera, su cuartel general y por toda la zona de Morella y Mirambel surgirían intrépidos guerrilleros carlistas que, agrupados en partidas, realizaban incursiones hacia Zaragoza, Alcañiz, Castellón y Valencia.
   Mientras tanto, una nueva intentona carlista de ocupar Zaragoza durante la noche del 5 de marzo de 1838 fue violentamente rechazada, acción por la cual la capital aragonesa incorporó a su escudo el título de "Siempre heróica", que venía a acompañar a los de "Muy Noble, Muel Leal, y Heróica"concedidos a la ciudad porel rey Fernando,en razón a su comportamiento durante los Sitios de 1808 y 1809.


No hay comentarios: