martes, 11 de marzo de 2014

SALVACIÓN DE LA PRIMAVERA (III)

Presa en su exactitud,
Inmóvil regalándote,
A un poder te sometes
Férvido, que me invade.

¡Amor! Ni tú ni yo,
Nosotros, y por él
Todas las maravillas
En que el ser llega a ser.

Se colma el apogeo
Máximo de la tierra.
Aquí está: la verdad
Se revela y nos crea.

¡ Oh realidad, por fin
Real, en aparición!
¿ Que universo me nace
Sin velar a su dios ?

Pesa, pesa en mis brazos,
Alma fiel a un volumen.
Dobla con abandono,
Alma, tu pesadumbre.

JORGE GUILLÉN:
Cántico, 1950

No hay comentarios: