martes, 8 de mayo de 2012

REAL ZARAGOZA : La Historia de un león que siempre ruge (5)

CON LOS "ALIFANTES", A PRIMERA

La temporada 35-36 quedará grabada con letras de oro en el libro histórico de este Zaragoza. Fue el año del ascenso a Primera. El equipo, llamado de los "Alifantes" por la gran corpulencia de la mayoría de ellos, no se desmembró y quedaron los mismos de la campaña anterior, uniéndose a ellos Olivares. El Zaragoza se clasificó con el Celta para la fase final y ambos alcanzarían el cielo futbolístico español aquel año.

La ciudad entera, con el Ayuntamiento en pleno, celebra con todos los honores la condición primerdivisionista del Zaragoza. La Banda Municipal interpreta por vez primera la marcha "Zaragoza F.C.", música de Sapetti y letra de Abad Tardez.

La Guerra Civil truncó los deseos de la gente maña de jugar en la máxima categoría. Se habían puesto los mejores argumentos y fichado a un entrenador del prestigio de Ramón Encinas. Pero la guerra tiró por la ventana todas las expectativas.

El equipo se desmanteló y, gracias al esfuerzo de gente como el doctor Julio Ariño, fue reorganizándose paulatinamente. La temporada 39-40, con la reanudación del Campeonato, el Zaragoza termina en honrisa séptima posición, con veintiún puntos y el logro de quedar invicto en Torrero.

Al año siguiente, tras una grave lesión de Valero, cancerbero titular, las vicisitudes se agolparían en la puerta del cuadro maño.El Zaragoza quedaría en penúltimo lugar.El partido de promocion se celebra en Madrid ante el Castellón. Se pierde 3-2.

Al comienzo de la siguiente campaña, Francisco Caballero, alcalde de la ciudad, es nombrado presidente. Jacinto Quincoces sustituiría a Gamborena en el banquillo tras un efímero paso de éste, cesado a las primeras de cambio. Con Quincoces, el equipo subió como un meteorito. En la fase de ascenso ganó seis partidos, empató uno y perdió tres. El equipo fue homenajeado por el Ayuntamiento.

Pero los cantos de sirena se difuminaron de inmediato la temporada siguiente. Las burbujas se perdieron y el Zaragoza fue dando tumbos hasta acabar con los huesos de nuevo en Segunda. De los veintiséis partidos tan sólo ganó dos.Todo un dato.

******Continuará ******