lunes, 27 de agosto de 2012

GOZAR Y NO MORIRSE DE CONTENTO





Gozar, y no morirse de contento,
sufrir, y no vencerse en el sollozo:
¡oh qué ejemplar severidad del gozo
y qué serenidad del sufrimiento!

Dar a la sombra el estremecimiento,
si a la luz el brocal del alborozo,
y llorar tierra adentro como el pozo,
siendo el aire un sencillo monumento.

Anda que te andarás, ir por la pena,
pena adelante, a penas y alegrías
sin demostrar fragilidad ni un tanto.

¡Oh la luz de mis hojos qué serena!:
¡qué agraciado en su centro encontrarías
el desgraciado alrededor del llanto!

MIGUEL HERNÁNDEZ
OTROS POEMAS (1938-1941)

No hay comentarios: