domingo, 2 de septiembre de 2012

LA CATÓLICA ESPAÑA

ESPAÑA  es muy católica,
 según se ha demostrado en censos oficiales
que por qué han de angañarnos.
No obstante, algo sucede,
algo anormal y extraño:
de pronto, la unidad en el devocionario
se rompe, y dividimos
España en algo trágico,
en un país que sangra de buenos de y de malos.
En el nombre del Señor,
que mueran los hermanos que dicen que la patria
no es cosa de unos cuantos,
de los listos de siempre,
de los acomodados en gozo de alma y cuerpo,
los que jamás pecaron y tienen la exclusiva
de lo sagrado y lo santo.
Pero hay que conceder que a menudo los malos
al hablar de los buenos se excedan sin recato:
No todo son verdades ni justos alegatos,
y es fácil componer demagogias en cánticos.
También los malos piden, igualmente fanáticos
a Dios que sólo ayude al que está a su lado.
¡Ay, católica España propicia al arrebato,
que bien quisieras ver a Cristo a trabucazos!
¿Hasta cuándo Señor, los buenos y los malos
seguiremos usando tu nombre en vano?.

ENRIQUE BADOSA
En Román Paladino 1970


No hay comentarios: